Parque Natural Cuenca Alta del Manzanares

La ganadería Arroyo P.R.E. se emplaza en cinco fincas “Los Sotillos del Toril”, “El Rebollar”, "La cerca del puesto", "Del Colmenar" y "La cerca del Cura" con un total de mas 100 Ha, en el sitio de los Palancares, termino de Soto del Real, colindando con Manzanares del Real y Miraflores de la Sierra , en la falda meridional de la sierra de Guadarrama.

Todos estos términos están incluidos en el Parque Natural de la Cuenca Alta del Manzanares, que desde 1930 intenta mantener un ecosistema natural secularmente adaptado a actividades rurales como la ganadería extensiva.

Desde 1992 esta declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO por contener sistemas escasamente modificados: pinares, ríos, roquedas… teniendo además elementos faunisticos de alto valor ecológico.

Su extensión es de 46.728 ha ., lo que supone el 6,25 % de la superficie de la Comunidad de Madrid. Tiene como eje el curso alto del río Manzanares. Entre los 630 m . de altitud de El Pardo y los 2.383 m . de Cabeza de Hierro Mayor, el parque presenta diversos sistemas naturales:

La cuerda larga , con las elevaciones de La Maliciosa ( 2.227 m .), Guarramillas o Cabeza de Hierro, representa el sistema de alta montaña.

La Pedriza es un extraordinario macizo granítico modelado por la acción de los fenómenos atmosféricos, creando un mundo de rocas pulimentadas y redondeadas de caprichosas formas.

La sierra de Hoyo de Manzanares, un monte isla que culmina en el Estepar ( 1.404 m .).

  

Las cuencas fluviales del Guadarrama, Jarama y principalmente Manzanares con bosques de ribera donde abundan sauces, chopos, arraclanes o abedules. Con endemismos como la rana iberica o el calandino.

El embalse de Santillana ( 908 m .), como principal humedal de la cincuentena que existen en el Parque y que suponen un destacada enclave de invernada. Fresnedas y dehesas se alternan con encinares de fresnos y robles.

  

Por su extensión, dentro del Parque es posible disfrutar de una gran variedad de fauna y flora, con abundantes zonas de matorrales mediterráneos (jaras, retamas y enebro rastrero), pinares en las zonas altas, encinares en las zonas bajas, enebrales y jarales. Entre la fauna del Parque destaca la presencia de corzos, gatos monteses, zorros, ciervos, jabalíes, jinetas y lagartijas serranas. También cuenta con una gran variedad de aves como el azor, el águila real, el buitre leonado, el halcón peregrino y el gavilán. En los humedales abundan las aves (patos, garzas, cormoranes, gaviotas, cigüeñas, águilas y búhos).

  

 

Instalaciones

Las cercas de piedra recorren la dehesa próxima al embalse del mediano. Entre la fresca hierba, narcisos y ranunculos alternan el malva y el amarillo a juego con el que se eleva en retamas, piornos, brezos y zarzamoras. Los fresnos y enebros solitarios se agrupan hacia el horizonte con robles y pinos hasta escalar las faldas graní ticas de la Najarra o los Bailanderos.

     

Las fincas que en sus orígenes albergaban ganado bravo con deterioradas estructuras de madera y piedra, se mostraban inapropiadas para la cría caballar.

     

Con los correspondientes permisos sobre normativa medioambiental del Parque Natural e integradas en el entorno, las instalaciones son rehabilitadas y adecuadas a las necesidades propias de la yeguada.

     

 
 
 
 

En la actualidad las fincas están racionalmente distribuidas para facilitar la disposición y manejo de los animales.

  • La finca del Rebollar con 10 Ha . esta destinada para las yeguas de vientre en extensivo, salvo cuatro cercados propios para la recría y el manejo de potras.
  • La finca de los Sotillos del Toril se divide en distintas zonas:
    • Zona de potros con 6 ha . en cinco cercas destinada a la cría de potros en sus distintas etapas.
    • Zona de Sementales, con 12 cuadras alrededor de un patio de caballos, con acceso a guadarneses, duchas y puesto de herraje. Así como granero, silos y molino.
    • Zona de doma y manejo, donde destaca un picadero cubierto de 40x20m., pista exterior de 60x20m con zona de galope, picadero redondo y andador cubierto para seis caballos
    • Zona de preparación para yeguas y potras de concurso morfológico, para ello se le dedica 10 Ha . en tres cercas: dos destinadas a la suelta en libertad y la tercera para su manejo y adiestramiento. Dispone de manga para cobras, zona de examen veterinario y reproducción, duchas, 8 cuadras y 1 paridera.
  • La Cerca del Puesto de Arriba, La cerca del Colmenar y La cerca del Cura, con un total de mas de 80 Ha, están dedicadas a la cría en extensivo.
  •  

 

Actividad

La actividad de la ganadería se fundamenta en la tradicional cría de caballos pura raza española, en libertad hasta los tres años.

Sus primeros juegos se realizan en el campo sobre un terreno de monte bajo, con pendientes, con matorral, rocas, arboleda, humedales... un ejercicio constante para favorecer su desarrollo.

Los potros así criados pensamos que desarrollan una estructura morfológica más fuerte y elástica y un mayor equilibrio psíquico, lo que se conoce como “buena cabeza”, para futuras actividades en cualquier disciplina. Aun a riesgo de sufrir accidentes o heridas que produzcan marcas que minoren su belleza y su valoración.

El prototipo de caballo buscado por Arroyo P.R.E. y siempre examinado desde abajo hacia arriba, parte de unos buenos “suelos”con cascos amplios y sanos; cuatro “postes”, dos manos rectas con “rodillas” y “con hueso”; acompañadas de dos patas con fuertes corvejones.

Llegando a un volumen de cuerpo con amplio pecho, buen dorso y grupa potente. El cuello iniciado desde la cruz y bien enganchado a su cabeza, con un perfil “antiguo”, de mirada dulce y abundantes crines y cola.

Armonizado con unos movimientos de paso amplio, de trote elevado y de su galope cadenciado tan caracteristico de nuestra raza, que adornan su belleza natural. Como confirmaciion de la raza de caballos mas bella del mundo.

"""Nobleza, Pureza , Belleza y Funcionalidad........"""


  
  
  
  

La línea marcada por la ganadería exige la selección de yeguas a cubrir por cada semental en función de las características que transmite cada animal y la mejora deseada, nunca en función de su capa.

La falta de celo que las yeguas muestran debido al corto tiempo de luz solar y al frío que provoca la ubicación geográfica y climatológica de la sierra de Madrid. Hace que el periodo elegido por la ganadería para la cubrición parta de los primeros días de abril hasta los últimos de octubre para que los potros nazcan con los nuevos pastos de primavera.

El nacimiento del potro es seguido y controlado en el campo, siempre que no se dictamine por parte del responsable de reproducción que nazca en un lugar controlado como pueda ser una paridera o cerca pequeña.

El primer contacto con el potro se produce al nacer tocandolo, acariciandolo y pasando su primer examen morfologico, con especial atencion en sus primeras horas para corraborar que se amamanta correctamente y se puede valer por si mismo en sus primeros movimientos dentro de la manada; en el transcurso del primer mes del nacimiento le ponemos su primera cabezada de cuadra y tanteándole unos minutos atado por un ramal, provocando sus primeros tirones y demostrando su carácter. Al mismo tiempo los herradores controlan sus “aplomos” y se le realiza su primer esquilado de crin y cola, antes de volver a soltarle con su madre al campo. Periódicamente se le repite este proceso hasta los seis meses.

El destete supone el trauma de separarle de su madre por lo que para él se inicia una nueva vida tanto en su alimentación como en su manejo.

A los potros se les distancia de sus madres en cuadras o parideras que permitan mayor contacto con el cuidador y se les inicia en su primera doma: cabezada permanente de cuadra con una “Guindaleta” (cuerda de un metro aprox.) para poder cogerlos, tocarles y a su vez les sirva de desengaño al pisarla, para en un futuro poder “ramalear”.

    

Su alimentación esta compuesta de forraje (alfalfa y heno) y de un pienso especifico para su edad, ya acostumbrados a comerlo desde sus primeros meses en los filtros de campo especificos para ellos.

Este proceso dura de quince a treinta días y finaliza desparasitandolos, vacunándolos, retirándoles los arreos y soltándolos sin discriminación de sexo, a las cercas predeterminadas hasta su herradero.

El herradero representa la tradición de marcar a los animales con el hierro de la ganadería para su identificación. A las hembras se las marca el hierro en la nalga derecha y en la izquierda con un numero identificativo de recría; mientras que a los machos solo el hierro en el lado izquierdo.

    
                

La operación se realiza bien con hierro candente o con nitrógeno liquido previo rapado de la zona a aplicar. La diferencia estriba en el acabado resultante, oscuro con el fuego y blanco con el nitrógeno.

En la actualidad casi el 90% se hace con nitrogeno, pensando en el bienestar de los animales, es menos agresivo para su piel.

En la ganadería Arroyo P.R.E. la tradición representa una fiesta familiar con sus amigos y colaboradores que se celebra puntualmente el segundo sábado de noviembre.

En la foto """ Nuestro primer Herradero Sabado 11 de Noviembre de 2000"""

 

La selección comienza antes del año donde se separan machos de hembras en sus cercas correspondientes. Periódicamente se realizaran distintos controles por veterinarios y herradores hasta los tres años.

    

La ganadería seleccionara los animales en función de su morfología y aptitudes, pudiendo elegir ejemplares para los concursos morfológicos pasando a otras instalaciones ya mencionadas.

      

 

El manejo de los animales seleccionados hasta los tres años se basa en entrenar tanto su doma de cuadra (admisión de arreos, cepillados, duchas y docilidad al ramalear) como potenciar sus movimientos naturales de paso, trote y galope siempre a la mano.

La valoración de los potros y potras como aptos reproductores de la raza se solicita a partir de los tres años. Las yeguas aptas reproductoras se empiezan a cubrir a partir de los cuatro años por costumbre de la yeguada. Los caballos se estabulan y comienzan su doma de forma atemperada, partiendo de una buena puesta en mano a la cuerda (paso - trote - galope) junto a la aceptación de la embocadura y demás arreos; a través de un “chambon” compuesto de cabezada con filete, riendas, cincha y retranca.

Incluso empezamos a buscar la cadencia de los movimientos a través del sonido del cascabel en el chambon.

Muy cerca de los cuatro años se le ensilla y comienza su doma con jinete en la pista, siempre con filete y montura con pecho petral y baticola de forma que en edad más adulta no extrañe ningún arreo.

Posteriormente aprovechando las excepcionales condiciones del entorno se le hace una doma de campo lo más completa posible (subir y bajar cerros, pasar arroyos, cruzar vías pecuarias con animales, transito de motos...)

De esta manera los potros están preparados para el inicio de una doma especifica y perfectamente adaptados para poder pasear y viajar con ellos.

Alejandro manejando a Cobra

Galope ARROYUELO 4 años

 

El hierro Arroyo P.R.E. pese a su corta existencia es una yeguada habitual en los diferentes campeonatos de España, obteniendo importantes calificaciones en distintos concursos morfológicos con animales de su propio hierro.


En este sentido la ganadería esta trabajando en la conjunción y doma de cobras de tres yeguas para futuros concursos. Actualmente la cobra torda esta compuesta por (Arrojada III, Arropada y Arroba IV) potras de dos, tres y cuatro años todas ellas hijas del semental Don XV mientras la cobra castaña esta compuesta por (Arrocera, Arrogancia y Juguetona LI) yeguas de cuatro y seis años, todas ellas hijas de Juguetón IV.

La ganadería pretende así poder competir como mejor ganadería no solo expositora, sino criadora en el circuito de morfológicos clasificatorios para el campeonato de España.

 

Colaboradores

[Sección disponible en breve]